Lagunas de Ossa de Montiel -Albacete

Las Lagunas también son de Ossa de Montiel

 Las Lagunas también son de Ossa de Montiel

 

 

 

museoIGLES1

Lo venían advirtiendo pero nadie los creyó hasta que los tozudos datos le han dado la razón. La localidad de Ossa de Montiel ha despedido el mes de julio con un 50% menos de turismo, cuando a nivel regional, Castilla-La Mancha ha ganado un 31% de visitantes extranjeros en lo que va de año. Se sienten ignorados y maltratados por una administración que, al parecer, no se ha percatado de que el 40% de las Lagunas de Ruidera, un parque natural con mucho turismo, se encuentra en el término municipal de Ossa de Montiel. Viendo la caída estrepitosa del turismo y el persistente cierre de muchos negocios que viven del sector, la Asociación de Empresarios de Ossa de Montiel (Ademón) y la Asociación de Turismo y Comercio La Ossa, acordaron una serie de acciones para reclamar, principalmente, la señalización de las Lagunas de Ruidera en la variante N-430 a su paso por Ossa de Montiel, indicaciones que se instalaron en la inauguración de esta vía pero que luego fueron retiradas por la Unidad de Carreteras del Estado de esta provincia. Ante esta decisión, una delegación de empresarios de Ossa de Montiel se entrevistó con el jefe provincial de la Unidad de Carreteras, Isidoro Picazo, quien les explicó que la señalización colocada el día de la inauguración fue «un error» y tuvo que ser retirada por una denuncia presentada por el Ayuntamiento de Ruidera: «Le dijimos -explica Francisca Muñoz, de Ademón- que si el espacio de las Lagunas no se puede indicar en ninguna carretera nacional, ¿por qué a la altura de Argamasilla de Alba está señálizado este destino?», pregunta a la que Isidoro Picazo respondió que esa señalización depende de la Unidad de Carreteras de Ciudad Real y no quitarlas es su responsabilidad» pero «él (el jefe provincial de Albacete) no va a permitir que se cometa ninguna ilegalidad». La reivindicación se ha ido calentando y ampliando hasta el punto de que ahora miembros de ambas asociaciones y vecinos del municipio están recogiendo firmas para que la Consejería de Agricultura modifique el nombre del Parque Natural Lagunas de Ruidera y le añada «y de Ossa de Montiel». La iniciativa surgió a raíz de que una empresa aseguradora entregara un galardón al Parque Natural por haber sido elegido una de las siete maravillas naturales de España y éste fuera recogido únicamente por el alcalde de Ruidera, sin tener en cuenta que de las 3.375 hectáreas que tiene este humedal, 1.500 se encuentran en el término municipal de Ossa de Montiel, siendo 9,5 lagunas las que le corresponden, de las 15 totales que integran el parque. «Ossa de Montiel se está muriendo», sentencia Muñoz. Ante esta percepción, empresarios y vecinos del municipio empezaron a recoger firmas en la última Feria de Artesanía que se celebró en el pueblo, para apoyar el nombre de Lagunas de Ruidera y de Ossa de Montiel y reclamar la señalización en la N-430, acción que se complementó el pasado sábado con una concentración aprovechando las fiestas de la localidad. Si no llegan las soluciones, la plataforma retomará sus actividades reivindicativas en septiembre. Vecinos y empresarios de la localidad recogen firmas para que la Consejería de Agricultura modifique el nombre del parque natural y lamentan el descenso en un 50% del turismo en julio. Fuente:

La Tribuna de Albacete

 

 

Frente común de los pueblos con áreas protegidas para defender el ecoturismo

 

 

10924759_391434021016850_4802079339090809416_n

Aseguran que pese a estar en las zonas naturales más bonitas y espectaculares de Castilla-La Mancha, su nivel de protección legal es tan elevado que no sólo no les beneficia, sino que perjudica el desarrollo económico, social y cultural de los pueblos que las limitan.
Hoteles, restaurantes, balnearios y empresas vinculadas al sector turístico no dejan de desaparecer ante la imposibilidad de diseñar nuevas estrategias empresariales para impulsar un turismo verde en sus pueblos. Un sector esencial para el crecimiento de las localidades y que beneficia a otros sectores que se enriquecen, de una u otra forma, de la llegada de visitantes.
Sufrir los inconvenientes de vivir en parajes protegidos y no disfrutar de ninguna de sus ventajas es el problema común que tienen localidades como Ossa de Montiel, a la que pertenecen unas 1.500 hectáreas del parque natural de las Lagunas de Ruidera.
Entendiendo que el problema y las reivindicaciones pueden ser las mismas, empresarios y asociaciones de otras áreas ambientales protegidas como el parque nacional de Cabañeros, el parque nacional de las Tablas de Daimiel y el parque nacional de Valle de Alcudia, junto al parque natural de Lagunas de Ruidera, han hecho frente común y han constituido la plataforma Ecoturismo en Castilla-La Mancha, Ecocam, en la que están representadas alrededor de 200 pymes y asociaciones profesionales, que trabajarán por una conservación activa, integral e integradora y siempre rechazarán «la protección pasiva, condenatoria para las poblaciones rurales de estas áreas protegidas», señala Francisca Muñoz, portavoz de la Asociación de Empresarios de Ossa de Montiel.
Fue precisamente esta asociación quien el verano pasado inició una serie de concentraciones y manifestaciones para exigir la reposición de la señalización de las Lagunas de Ruidera en la N-430 a su paso por Ossa y que la denominación de parque natural Lagunas de Ruidera prosiga con «y de Ossa de Montiel».
Tras estas concentraciones de vecinos, empresarios, asociaciones y autónomos, se celebró una reunión con otros homólogos de parques naturales de Castilla-La Mancha, donde surgió la idea de crear esta plataforma, con el fin de desarrollar e impulsar el conocimiento de los espacios naturales de forma responsable y a través de actividades, es decir, mediante el ecoturismo, «un viaje responsable a áreas naturales que conservan el ambiente y mejoran el bienestar de la población local», dice su definición.

Muchas limitaciones. Francisca Muñoz asegura que todas las protecciones de las que goza el parque natural Lagunas de Ruidera no están reportando a Ossa de Montiel crecimiento, ni desarrollo, ni prosperidad, ni empleo, ni cultura. Todo lo contrario: «En este municipio se limita cada vez más la actividad industrial, la agricultura, la ganadería y el turismo y vemos, de forma impotente, cómo los pueblos vecinos crecen y se desarrollan mientras que Ossa de Montiel se estanca y retrocede».
Esto no significa que los vecinos de la localidad estén en contra de  la conservación y a favor de los espacios protegidos. No en vano, Francisca Muñoz asegura que defienden «la gestión sostenible de los recursos naturales pero, sobre todo, defendemos la conservación de nuestras Lagunas, pero ello no debe suponer tantos perjuicios y tan pocas ventajas para la población local», considera.
El colectivo sostiene también que al ecoturismo no se le está dando la misma importancia que a otras actividades económicas que se desarrollan en estos espacios. Por ello, Ecocam ha convocado para este miércoles una reunión en Toledo para reunir a todas las empresas y organizaciones de empresas interesadas por el turismo en áreas protegidas de Castilla-La Mancha.

A.M.

Fuente:

La Tribuna de Albacete